lunes, 25 de mayo de 2015

Sepa cuando enfriar y cuando calentar

Los atletas no siempre están seguros si deben usar calor o frio para las lesiones, malestares y lesiones, así que a continuación les presentamos algunos consejos de expertos.
 
Si ha sufrido una lesión deportiva repentina, debe seguir un programa de recuperación conocido como RICE: rest (descanso), ice (hielo), compression (compresión), elevation (elevación). "La elevación es probablemente la parte más importante ya que limita la cantidad de sangre que fluye a la zona y la inflamación", dijo el doctor Scott Lynch, director de medicina deportiva en el Centro Médico Penn State Hershey, en un comunicado de prensa.
 
Aplicar frio es importante ya que ayuda a estrechar los vasos sanguíneos, previene que la sangre se acumule en la zona de la lesión y cause demasiada inflamación e hinchazón que puedan retrasar la sanación.
 
Aplicar hielo en una lesión durante las primeras 48 a 72 horas reduce el daño del tejido secundario y puede aliviar el dolor, según el doctor Cayce Onks, médico familiar y de medicina deportiva en el centro médico.
 
Onks recomendó aplicar hielo por 20 minutos, cada hora. Esto le da una oportunidad a la piel para recuperarse tras cada aplicación y previene congelación o daño en la piel. Existen paquetes especiales para enfriar, pero una bolsa de hielo es mejor, según Onks.
 
"Puede moldearla alrededor de la lesión y cubrir más", dijo Onks. "También tiene que estar consciente de que debido a los químicos en los paquetes para enfriar, pueden enfriarse más que el hielo y podría causar problemas en la piel relacionados con la temperatura".
 
El calor es la mejor forma de tratar dolores musculares existentes y dolores, o para aflojar áreas tensas o adoloridas antes de la actividad física, explicó.
 
"El calor típicamente trae sangre a la zona, la cuál suministra los nutrientes que el tejido necesita para sanar. También puede incrementar la flexibilidad de los tendones y los músculos", dijo Onks.
Generalmente, una almohadilla térmica funciona muy bien, dijo Onks.

 
FUENTE: Penn State Hershey Medical Center

viernes, 15 de mayo de 2015

Los que sufren de insomnio son mas sensibles al dolor

 
La gente con insomnio o mala calidad del sueño podría ser menos tolerante al dolor, según sugirió un nuevo estudio. Entre más frecuente y grave el insomnio, mayor es la sensibilidad al dolor, de acuerdo a lo mostrado por un estudio noruego. Además, los investigadores señalaron que la gente con insomnio que también padece de dolor crónico tiene un umbral de dolor todavía menor para las molestias físicas. Sin embargo es importante señalar que mientras que el estudio encontró una asociación entre la falta de calidad en el sueño y el incremento de la sensibilidad al dolor, no fue diseñado para mostrar una relación causa y efecto.
 
El estudio, conducido por Borge Sivertsen, del Instituto Noruego de Salud Pública en Bergen, involucró a más de 10,000 adultos. Los participantes del estudio se sometieron a una prueba estándar de sensibilidad al dolor al meter las manos en baños de agua fría durante 106 segundos. Los voluntarios también fueron cuestionados acerca de la calidad de su sueño. Se les preguntó específicamente si sufrían de insomnio, cuánto tiempo dormían y cuánto tiempo tardaban en quedarse dormidos.
 
Los investigadores también tomaron en cuenta otros factores que podrían afectar la tolerancia al dolor, como dolor recurrente, depresión y ansiedad. Los científicos encontraron que casi una tercera parte de los participantes fue capaz de mantener la mano dentro del agua fría durante toda la prueba. Sin embargo, las personas con insomnio eran más propensas a sacar la mano del agua antes de tiempo. De hecho 42 por ciento de las personas con insomnio sacaron la mano antes de terminara la prueba, comparado con el 31 por ciento de quienes no tenían trastornos del sueño, según reveló el estudio publicado en la revista PAIN.
 
Las personas con casos más graves de insomnio tenían una mayor sensibilidad al dolor, lo que sugiere que la tolerancia al dolor disminuye junto con la calidad del sueño. Por ejemplo, la tasa de tolerancia reducida al dolor era 52 por ciento más alta para los sujetos que sufrían insomnio más de una vez por semana que para quienes no sufrían insomnio. Mientras tanto, la tasa de tolerancia reducida al dolor fue apenas 24 por ciento más alta para aquellos que tenían insomnio una vez al mes, de acuerdo con el estudio.
 
La gente con insomnio y dolor crónico tenían más del doble de probabilidades de tener una tolerancia al dolor reducida, según el estudio. "Si bien claramente existe una fuerte relación entre el dolor y el sueño, de manera tal que el insomnio aumenta tanto la probabilidad como la gravedad del dolor clínico", escribieron Sivertsen y sus coautores, "el porqué de esto no es totalmente claro".
 
El estudio también sugirió que factores psicológicos podrían jugar un rol en la relación entre la mala calidad del sueño y el dolor. Los investigadores dijeron que de igual manera es necesaria más investigación para averiguar de qué manera los neurotransmisores, como la dopamina, podrían afectar el dolor y el sueño.
 
FUENTE: Wolters Kluwer Health

martes, 28 de abril de 2015

Discutir frecuentemente aumenta el riesgo de muerte

 
Una investigación de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) ha determinado que los factores de estrés generados a partir de discusiones de pareja, familiares o amicales influyen en el aumento de riesgo de muerte de una persona. Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los datos de 9 875 hombres y mujeres de entre 36 y 52 años que formaban parte del Estudio Longitudinal danés sobre trabajo, salud y desempleo, durante un periodo que iba desde 2000 hasta 2011. Todos los participantes respondieron preguntas sobre sus relaciones sociales en la vida diaria, en especial preguntas sobre las causas de sus preocupaciones y conflictos y con qué frecuencia se presentaban.
 
Los investigadores analizaron, además, factores como el género, estado civil, síntomas depresivos, apoyo emocional y clase social del grupo de muestra. Durante el periodo de análisis, 226 hombres y 196 mujeres fallecieron, en la mitad de los casos por cáncer, mientras que el resto de muertes fueron producto de enfermedades cardiovasculares, ictus, accidentes o suicidio. Luego de analizar toda la información recopilada, los investigadores descrubrieron que las preocupaciones frecuentes relacionadas con temas de pareja y familia aumentaban el riesgo de muerte entre un 50 y 100%.
 
Mientras que las discusiones o conclictos frecuentes con parejas, familiares, amigos y/o conocidos podían hasta triplicar las posibilidades de muerte por cualquier causa, en comparación con los participantes que no discutían. “La habilidad en la gestión del estrés en torno a las relaciones sociales, así como el manejo de conflictos en las parejas y familias pueden ser importantes para ayudar a frenar las muertes prematuras asociadas al estrés”, afirma Rikke Lund, autor del estudio publicado en el 'Journal of Epidemiology & Community Health'.

lunes, 20 de abril de 2015

Relación entre estatura baja y problemas cardiacos

Las personas de menor estatura tienen mayor probabilidad de tener enfermedades cardiacas, un riesgo que parece estar ligado a los genes que también determinan la estatura, según reportó un equipo de investigación dirigido por británicos. 

 Los científicos indicaron que el riesgo de una persona de desarrollar enfermedades cardiacas aumenta un 13.5 por ciento por cada 2.5 pulgadas (6 cm) de diferencia en estatura. Eso significa que alguien con 5 pies (1.50 metros) de estatura tiene en promedio 32 por ciento más probabilidad de presentar enfermedades cardiacas que una persona que mide 5 pies con 6 pulgadas (1.70 metros), según los investigadores. 

 Un análisis a profundidad de la genética de más de 18,000 personas reveló una serie de genes ligados al crecimiento y desarrollo en humanos que probablemente influyen en el riesgo elevado para desarrollar enfermedades cardiacas. Descubrimos que la gente que porta las variantes genéticas que disminuyen la estatura son más propensas a desarrollar cardiopatía coronaria, dijo el doctor Nilesh Samani, profesor de cardiología y titular del departamento de ciencias cardiovasculares en la Universidad de Leicester en Inglaterra. Sin embargo, aunque este estudio logró mostrar un vínculo entre genética, estatura y riesgo a desarrollar enfermedades cardiacas, no demuestra una relación de causa y efecto entre los factores. 

 El estudio se publicó en línea el 8 de abril en The New England Journal of Medicine. Las enfermedades cardiacas ocurren cuando las arterias que llevan sangre a los músculos cardiacos se estrechan a causa de las placas grasas que se acumulan en las paredes arteriales. De formarse un coágulo sanguíneo dentro de una sección de arteria que es más estrecha debido a la placa, este puede bloquear el suministro de sangre al músculo y cardiaco y causar un infarto. Pero los científicos observaron que sólo un tercio del riesgo elevado que observaron en la genética está ligado a los genes relacionados a los niveles de colesterol malo (LDL) y triglicéridos en el cuerpo. Esto significa que la mayor parte del riesgo de enfermedades cardiacas asociado a una baja estatura está ligado a otros factores genéticos de los que hasta la fecha no se sabe mucho, dijo el doctor Ronald Krauss, director de investigación de arterioesclerosis en el Centro de Investigación del Hospital Infantil de Oakland en California. 

 La información genética es suficientemente sólida para indicar que hay más factores involucrados, dijo Krauss, pero sólo podemos conjeturar cuáles son éstos. Krauss y Samani añadieron que algunos genes que los investigadores identificaron podrían influir en el riesgo de padecer las enfermedades cardiacas al afectar el crecimiento de las células en las paredes arteriales y el corazón. Estas variantes pueden afectar las paredes arteriales de tal manera que las vuelven más propensas a desarrollar arterioesclerosis (término médico para denominar el endurecimiento y estrechamiento de las arterias) dijo Samani. 

 Otros genes parecen estar ligados a la inflamación, que es otro factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiacas, dijo Krauss. Por más de 60 años se ha sabido que la gente de menor estatura tiene un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas, pero éste es el primer estudio en mostrar que la genética podría ser el factor primario, dijo Samani. Hasta ahora, los médicos no han podido descartar otras explicaciones, dijo. Por ejemplo, hay una teoría que dice que las personas crecen menos debido a la malnutrición, cosa que también los predispone a desarrollar enfermedades cardiacas. Para entender mejor los problemas del corazón asociados a una baja estatura, los investigadores conjuntaron datos de dos colaboraciones internacionales recientes sobre el genoma humano; un estudio exploraba la genética de la estatura y el otro la de las enfermedades cardiacas, comentó el doctor Christopher ODonnell, coautor del estudio y director asociado del Estudio Framingham del Corazón para el Instituto Nacional de Corazón, Pulmones y Sangre de los Estados Unidos (U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute). 

 El equipo primero investigó la asociación entre un cambio en la estatura y el riesgo de enfermedades coronarias al examinar 180 variantes asociadas a la estatura en 200,000 personas, y llegaron a la conclusión de que hay un aumento del 13.5 por ciento en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas por cada 2.5 pulgadas (6 centímetros) que disminuye la estatura de una persona. Después ahondaron en datos genéticos individuales específicos de una muestra más pequeña, un poco más de 18,000 personas. 

Los investigadores identificaron una serie de vías por las que los genes relacionados con la estatura también podrían influir en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas. Curiosamente, el efecto de la estatura en el riesgo a desarrollar enfermedades cardiacas puede estar ligado al sexo: Encontramos una relación directa en hombres pero no en mujeres, dijo Samani, y añadió que es posible que las estadísticas hayan sido afectadas por el hecho de que hubo una cantidad considerablemente menor de mujeres en el estudio. Samani, Krauss y ODonnell dijeron que estos resultados son preliminares y que no indican que las personas de menor estatura tengan que hacer algo distinto a lo que se recomienda en general para disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas, como seguir una dieta balanceada y hacer ejercicio regularmente. 

 Tenemos muchísima evidencia que dice que todos deberían estar atentos a sus factores modificables y hablar con su doctor, dijo ODonnell. No queda claro qué se puede hacer con respecto a la estatura, pero queda muy claro que hay muchos comportamientos que se pueden modificar para mejorar la salud. 

 FUENTE: Nilesh Samani, M.D., profesor de cardiología y titular del departamento de ciencias cardiovasculares en la Universidad de Leicester, Reino Unido; Ronald Krauss, M.D., director de investigación, arterioesclerosis en el Centro de Investigación del Hospital Infantil de Oakland en California; Christopher ODonnell, M.D., M.P.H., director asociado del Estudio Framingham del Corazón para el Instituto Nacional de Corazón, Pulmones y Sangre de los Estados Unidos

jueves, 16 de abril de 2015

El fumar te baja de peso?


Las mujeres estadounidenses que creen que fumar ayuda a controlar el peso son menos propensas que otras mujeres fumadoras a intentar dejar de fumar en respuesta al alza de los precios de los cigarrillos y los mensajes en contra de fumar, según encontró un nuevo estudio. 

 "Encontramos que las preocupaciones sobre el peso son una barrera importante para dejar el cigarrillo entre mujeres fumadores del Reino Unido y los Estados Unidos que creen que fumar ayuda a controlar el peso", dijo el autor principal del estudio Ce Shang de la Universidad de Illinois en Chicago a través de un comunicado de prensa. Los investigadores analizaron datos de alrededor de 10,000 fumadoras en los Estados Unidos, Canadá, Australia y el Reino Unido las cuales participaron en encuestas realizadas entre 2002 y 2007. 

 Un incremento del 10 por ciento en los precios de los cigarrillos se vinculó a un aumento del 6 por ciento en los intentos de dejar de fumar entre las fumadoras de los Estados Unidos que no creían que fumar ayudaba a controlar el peso. Pero no se vio ningún incremento importante en los intentos de dejar de fumar entre aquellas mujeres que pensaban que fumar mantenía el peso bajo, según mostraron los resultados. Y un aumento del 10 por ciento en la exposición a mensajes en contra del tabaquismo se vinculó con un incremento del 12 por ciento en los intentos de dejar de fumar entre las mujeres fumadoras en Estados Unidos que no creían que fumar ayudaba a controlar el peso, pero no se presentó ningún incremento entre aquellas que sí lo creían. 

 Se observaron patrones similares entre las fumadoras del Reino Unido, pero no entre los hombres y mujeres fumadores en Australia o Canadá, de acuerdo con el estudio publicado en línea recientemente en la revista Tobacco Control. "Los legisladores deberían tomar en cuenta las preocupaciones sobre el peso para mejorar la efectividad de las políticas existentes que promueven dejar de fumar", dijo Shang, especialista de investigación en jefe en el Instituto de Investigación en Políticas y Salud de la universidad. Shang señaló que las fumadoras empedernidas son más propensas a tener sobrepeso que aquellas que fuman menos, "así que la idea de que fumar ayuda a controlar el peso en realidad no tiene fundamentos". 

 FUENTE: Universidad de Illinois en Chicago, comunicado de prensa

lunes, 26 de enero de 2015

El café y el melanoma

 
El café matutino quizá no solo sirva para despertarse. Unos investigadores sugieren que también podría ayudar a proteger del melanoma, la forma más letal de cáncer de piel. Los bebedores de café son menos propensos a sufrir de melanoma maligno, y su riesgo se reduce un poco con cada taza que beben, según los hallazgos publicados en la edición del 20 de enero de la revista Journal of the National Cancer Institute.
 
"Hallamos que cuatro o más tazas de café al día se asociaban con una reducción de alrededor del 20 por ciento en el riesgo de melanoma maligno", señaló la autora líder, Erikka Loftfield, estudiante de doctorado de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale, que está terminando su trabajo de tesis en el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.
 
Investigaciones anteriores han mostrado que beber café podría proteger de formas menos letales de cáncer de piel, aparentemente al mitigar el daño que los rayos ultravioleta del sol provocan en las células cutáneas, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo. Decidieron observar si esa protección abarcaba al melanoma, la principal causa de muerte por cáncer de piel en Estados Unidos, y el quinto cáncer más común. Se estima que en 2013 hubo 77,000 casos nuevos de melanoma, y unas 9,500 muertes por el cáncer, según el estudio.
 
Los investigadores recogieron datos de un estudio dirigido por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. y la AARP. Se envió un cuestionario sobre la alimentación a 3.5 millones de miembros de la AARP que vivían en seis estados: California, Florida, Luisiana, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Pensilvania, y en dos ciudades, Atlanta y Detroit.
 
El cuestionario ofreció información sobre el consumo de café de casi 447,400 adultos mayores blancos en 1995 y en 1996, y los investigadores siguieron a los participantes durante un promedio de unos diez años. Todos los participantes estaban libres de cáncer cuando completaron los cuestionarios, y los investigadores tuvieron en cuenta otros factores que podrían influir sobre el riesgo de melanoma. Éstos incluyen la exposición a la radiación ultravioleta, el índice de masa corporal, la edad, el sexo, la actividad física, la ingesta de alcohol y los antecedentes de tabaquismo. Hallaron que las personas que bebían la mayor cantidad de café todos los días disfrutaban de un riesgo más bajo de melanoma, en comparación con los que bebían poco café, o no bebían. También hubo una tendencia hacia una mayor protección con una mayor ingesta.
 
Las personas que bebían entre una y tres tazas al día tenían un riesgo de melanoma un 10 por ciento más bajo, en comparación con las que no bebían café, mientras que las que bebían cuatro o más tazas al día presentaron una reducción del 20 por ciento en el riesgo.
 
El estudio solo descubrió una asociación entre el consumo de café y el riesgo de melanoma, no probó causalidad. La cafeína podría ser el motivo de la protección aparente. Los investigadores encontraron una reducción significativa en el riesgo de melanoma solo entre los que bebían café con cafeína, y estudios anteriores han indicado que la cafeína podría proteger a las células cutáneas de la radiación ultravioleta B, apuntó Loftfield. Pero la mayoría de las personas del estudio bebían café con cafeína, lo que dificultó analizar del todo los beneficios de salud del café descafeinado.
 
El café podría contener otros compuestos, además de la cafeína, que también protejan del cáncer de piel, entre ellos los antioxidantes. "Ciertamente no podemos descartar esa posibilidad", dijo Loftfield. Este no es el primer estudio en observar el efecto que el consumo de café podría tener sobre el riesgo de cáncer, apuntó el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). "Se han hecho muchos estudios sobre el café y una variedad de tipos de cáncer, para ver si aumenta o reduce el riesgo", dijo, y anotó que los hallazgos han sido muy dispares.
 
Lichtenfeld comentó que los investigadores del nuevo estudio construyeron un argumento firme de ciencia básica sobre la posibilidad de que el café podría proteger del cáncer de piel. Pero dado que el estudio no fue un ensayo clínico, no probó causalidad. "Como resultado, no se puede concluir que en la 'vida real' el café de verdad reduzca el riesgo de melanoma", dijo. Incluso con estos hallazgos, Loftfield dijo que las personas no deben confiar en el café para que les proteja del melanoma.
 
El filtro solar, las mangas largas y un sombrero de ala ancha hacen más que lo que una taza de café jamás podría hacer. "El mensaje principal en realidad es que la exposición al sol y a la radiación [ultravioleta] son los factores de riesgo más importantes del melanoma", afirmó. "Es importante estudiar otros factores para comprender mejor la causa de esta enfermedad, pero debemos mantener presentes esos factores mayores de riesgo".
 
FUENTES: Erikka Loftfield, M.P.H., doctoral student, Yale School of Public Health and U.S. National Cancer Institute; Len Lichtenfeld, M.D., M.A.C.P., deputy chief medical officer, American Cancer Society; Jan. 20, 2015, Journal of the National Cancer Institute

jueves, 22 de enero de 2015

Caminar en grupo es mejor

Unirse a un grupo para caminar podría ser justo lo que el médico receta, porque la investigación sugiere que es una de las mejores maneras de mejorar su salud general. Es fácil seguir en este tipo de programa de ejercicio, que ofrece una amplia gama de beneficios para la salud y virtualmente no tiene efectos secundarios, afirmaron los autores del estudio en el informe publicado  en la revista British Journal of Sports Medicine.
 
Los investigadores revisaron 42 estudios, que contaron con casi 2,000 adultos en 14 países, y examinaron los efectos sobre la salud física y mental de unirse a un grupo que caminaba al aire libre. Algunas de las personas de los estudios tenían problemas de salud crónica como artritis, diabetes, obesidad, fibromialgia, enfermedad de Parkinson, demencia y trastornos de salud mental.
 
Unirse a un grupo para caminar lleva a la reducción de la presión arterial, de la tasa cardiaca en reposo, de la grasa corporal, del peso y de la cantidad total de colesterol, halló el estudio. Además, los que caminaban experimentaron mejoras en el funcionamiento físico general y en la potencia pulmonar, afirmaron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista. Y los síntomas de depresión también parecieron reducirse al unirse a un grupo que caminaba al aire libre, hallaron. Tres cuartas partes de los participantes del grupo de caminantes se mantuvo en el programa de ejercicio.
 
El único efecto secundario negativo reportado fueron unas pocas caídas por tropezar con raíces o por el suelo húmedo, mostraron los hallazgos. Y los autores indicaron que el aspecto social de los grupos de caminantes podría ayudar a las personas a desarrollar actitudes positivas con respecto a la actividad física. "Los grupos de caminantes son efectivos y seguros, con un buen nivel de adherencia a los mismos y una amplia variedad de beneficios para la salud", afirmaron la autora del estudio, la Dra. Sarah Hanson, de la Facultad de Medicina de Norwich de la Universidad de Anglia del Este, en Reino Unido, y sus colaboradores en el comunicado de prensa.
 
El estudio de los hallazgos sugiere que los médicos y otros profesionales sanitarios deberían recomendar a los pacientes que se unieran a grupos para caminar como modo de mejorar su salud, añadió el equipo de Hanson.
 
FUENTE: British Journal of Sports Medicine

sábado, 10 de enero de 2015

Cáncer y fitoterapia

 
A pesar de las preocupaciones sobre las interacciones potencialmente peligrosas entre los tratamientos contra el cáncer y las hierbas y otros complementos, la mayoría de médicos del cáncer (oncólogos) no hablan con sus pacientes sobre esos productos, halló una investigación reciente.
 
Menos de la mitad de los oncólogos traen a colación el tema de las hierbas o de los complementos con sus pacientes, hallaron los investigadores. Muchos médicos citaron su propia falta de información como un motivo importante de no tener esa conversación.
 
"La falta de conocimiento sobre las hierbas y los complementos, y la concienciación sobre esa falta de conocimiento, probablemente sea uno de los motivos de que los oncólogos no inicien esa conversación", señaló el autor del estudio, el Dr. Richard Lee, director médico del Programa de Medicina Integradora del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.
"El asunto es que haya más investigación y educación disponibles para que los oncólogos puedan sentirse cómodos con esas conversaciones", planteó Lee.
 
Las personas con cáncer con frecuencia recurren a las hierbas y a otros complementos dietéticos en un intento de mejorar su salud y afrontar los síntomas, según la información de respaldo del estudio.
Aunque es común que las hierbas y los complementos se consideren como "naturales", contienen ingredientes activos que podrían provocar interacciones nocivas con los tratamientos estándar para el cáncer. Algunos complementos pueden provocar reacciones cutáneas cuando los toman pacientes que reciben radioterapia, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS). Las hierbas y los complementos también pueden afectar la forma en que el cuerpo absorbe y metaboliza los fármacos de la quimioterapia, según la ACS.
 
Los complementos de hipérico (hierba de San Juan), ginseng Panax y té verde están entre los que pueden producir interacciones potencialmente peligrosas con la quimioterapia, según el estudio.
 
Para la encuesta actual, los investigadores preguntaron a casi 400 oncólogos sus opiniones y conocimientos sobre los complementos. La edad promedio de los encuestados fue de 48 años. Casi tres cuartas partes eran hombres, y unas tres cuartas partes eran blancos, anotó el estudio.
 
Los especialistas encuestados hablaron sobre los complementos con el 41 por ciento de sus pacientes. Pero los médicos iniciaron apenas el 26 por ciento de esas conversaciones, hallaron los investigadores.
 
La encuesta también reveló que dos de cada tres oncólogos creían que no contaban con suficiente información sobre las hierbas y los complementos como para responder a las preguntas de sus pacientes. De todos los médicos encuestados, el 59 por ciento dijeron que no habían recibido educación sobre esos productos.
 
Cuando se les preguntó sobre un paciente hipotético con una forma curable de cáncer, el 80 por ciento de los oncólogos encuestados dijeron que le disuadirían activamente de usar una hierba desconocida junto con la quimioterapia.
 
Pero el 86 por ciento señalaron que, en el año anterior, habían provisto quimioterapia a al menos un paciente que tomaba un complemento dietético. Y el 90 por ciento dijeron que probablemente proveerían quimioterapia a un paciente que insistiera en tomar una hierba desconocida, aunque su cáncer fuera curable con un tratamiento convencional, según el estudio.
 
Lee dijo que le sorprendió la cantidad de oncólogos que recetaron quimioterapia a pacientes que admitieron que tomaban hierbas y complementos. "Se dan cuenta de que lo hacen pero no hablan lo suficiente al respecto", comentó.
 
La Dra. Patricia Ganz, oncóloga médica de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), anotó lo fácilmente disponibles que están esos complementos. "Ya hace 25 años que sucede. Casi todos los supermercados tienen una sección de complementos", dijo Ganz, que también es directora de Investigación sobre la Prevención y el Control del Cáncer del Centro Oncológico Integral Jonsson de la UCLA.
 
"Mi inquietud cuando hablo con los pacientes sobre el tema es que estos productos no están regulados. Los pacientes no tienen ni idea de qué están tomando", advirtió Ganz.
 
No hay suficiente investigación para respaldar muchas de las afirmaciones sobre las hierbas y otros complementos, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. Aunque las compañías que fabrican esos productos son responsables de garantizar su seguridad, la FDA no aprueba su seguridad ni efectividad antes de su venta.
 
Se preguntó a los médicos que participaron en el estudio si creían que en el futuro hablar con los pacientes sobre los complementos mejoraría su relación. De los encuestados, el 40 por ciento dijeron que tendría un efecto positivo. Más o menos la mitad dijeron que no tendría ningún efecto sobre su relación con sus pacientes, según el estudio.
 
"La mayoría de los oncólogos se enfocan en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. Deberíamos preguntarles sobre la ansiedad, la depresión, el dolor, el sueño, el sexo, las drogas, el alcohol, el tabaco y los complementos. En realidad eso es lo que constituye una atención integral", aseguró Ganz.
 
La comunicación es una calle de doble sentido, añadió. Los pacientes deben informar al médico sobre todo lo que toman, incluso cualquier hierba o complemento dietético, aconsejó.

FUENTES: Richard Lee, M.D., assistant professor, Department of General Oncology, Division of Cancer Medicine, medical director, Integrative Medicine Program, Division of Cancer Medicine, The University of Texas MD Anderson Cancer Center, Houston; Patricia Ganz, M.D., medical oncologist, and director, cancer prevention and control research, Jonsson Comprehensive Cancer Center, University of California, Los Angeles; Nov. 2014 Journal of Clinical Oncology

miércoles, 7 de enero de 2015

Vivir mas consumiendo granos integrales

A lo largo del tiempo, comer con regularidad pan de trigo integral, avena u otros granos integrales podría alargar su esperanza de vida unos años, según concluye un estudio liderado por la Universidad de Harvard. Los granos integrales son tan saludables que el riesgo de una persona de muerte prematura se reduce por cada porción añadida a la dieta diaria, según los hallazgos publicados en línea el 5 de enero en la revista JAMA Internal Medicine.
 
"Vimos evidencias claras de que cuantos más granos integrales se toman, menor es la tasa de mortalidad", dijo el Dr. Qi Sun, profesor asistente de nutrición de la Facultad de Salud Pública de la Harvard. "Cuando observamos el riesgo de muerte por enfermedades cardiacas, la asociación fue incluso más firme".
 
Los investigadores estiman que por cada porción de una onza (28 gramos) de granos integrales el riesgo general de una persona de muerte prematura se reduce en un 5 por ciento, y su riesgo de muerte por enfermedades cardiacas disminuye en un 9 por ciento. Pero comer granos integrales no pareció afectar el riesgo de una persona de morir de cáncer, indicó el estudio. El equipo de Sun basó sus hallazgos en los datos de dos estudios médicos a largo plazo que se remontan a mitad de los años 80 y que contaron con más de 118,000 enfermeros y profesionales sanitarios. En los estudios, se requirió a los participantes que rellenaran formularios sobre los alimentos y la dieta cada dos a cuatro años, que incluían preguntas sobre su ingesta de granos integrales. Los granos cosechados frescos como el trigo, la cebada y la avena tienen 3 partes. Una cáscara externa que se llama salvado protege la semilla.
 
El germen es el pequeño embrión que hay dentro de la semilla y que podría crecer hasta convertirse en una planta nueva. Y el endospermo (por mucho la parte más grande de la semilla) es el suministro potencial de alimento para que una planta nueva empiece a partir del germen. Al refinar los granos para hacer harina procesada, los fabricantes normalmente apartan el salvado y el germen, dejando solamente el endospermo, rico en calorías. Pero los alimentos con granos integrales como la avena, las palomitas de maíz, el arroz integral, y el pan y los cereales integrales contienen las tres partes de la semilla. A lo largo de 26 años, hubo 27,000 muertes de personas que participaron en los dos estudios, dijeron los investigadores. Pero los investigadores hallaron que en el grupo en el que se comieron más granos integrales al día fallecieron un tercio menos de personas al día, en comparación con los que comieron la menor cantidad de granos integrales.
 
El estudio no se diseñó para determinar causalidad. Pero los beneficios para la salud se mantuvieron incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta otros factores que podrían afectar al riesgo de muerte de una persona, como la edad y el peso, y si fumaban o no. Los que comían granos integrales "tenían hábitos más saludables que los que no comían granos integrales, pero nuestro modelo controla eso", indicó Sun.
 
¿Por qué podrían ser tan saludables los granos integrales? Según Sun, son ricos en fibra (principalmente del salvado) y la fibra ayuda a ralentizar la digestión y previene los aumentos peligrosos de los niveles de azúcar en la sangre. Además, tanto el salvado como el germen contienen una serie de vitaminas y minerales importantes, como la vitamina E y el magnesio, además de nutrientes como los antioxidantes, añadió Joan Salge Blake, dietista registrada y profesora clínica asociada de nutrición en la Universidad de Boston. Sin el salvado y el germen, se pierde aproximadamente el 25 por ciento de las proteínas del grano, junto con al menos 17 nutrientes clave, según el Consejo de Granos Integrales (Whole Grains Council), un grupo defensor del consumidor si ánimo de lucro. Los estudios también han mostrado que las personas se sienten más llenas cuando comen granos integrales, "de modo que podría ayudar con el tamaño de la cintura", dijo Blake, que también es vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).
 
"El consenso hasta ahora es que probablemente no sea una sola cosa, sino una serie de cosas extraordinarias que trabajan en conjunción en los granos integrales de forma sinérgica para que se den los beneficios para la salud", dijo Blake. Las actuales directrices estadounidenses animan a las personas a que tomen la mitad de sus granos diarios de fuentes de granos integrales, lo que equivale a unas tres porciones, dijo Blake. Blake recomienda que las personas incluyan granos integrales en todas sus comidas, y posiblemente incluso en algunos refrigerios.
 
"Para llegar a esa sensación de satisfacción, es recomendable expandir el consumo de granos integrales a lo largo del día", señaló Blake. "Al comerlos a lo largo del todo el día, puede mantener la fibra y la saciedad, lo que ayuda a manejar mejor el peso".
 
FUENTES: Qi Sun, M.D., Sc.D., assistant professor of nutrition, Harvard School of Public Health, Boston; Joan Salge Blake, M.S., R.D., registered dietitian and clinical associate professor of nutrition, Boston University; Jan. 5, 2015, JAMA Internal Medicine, online

lunes, 24 de noviembre de 2014

Qué es la diverticulitis?

La enfermedad diverticular afecta el colon. El colon es la parte del intestino grueso que elimina los desechos del cuerpo. La enfermedad diverticular se compone de dos afecciones: diverticulosis y diverticulitis. La diverticulosis ocurre cuando unos bolsillos, llamados divertículos, se forman en el colon. Estos bolsillos se hinchan como puntos débiles en un neumático (llanta). La diverticulitis ocurre cuando los bolsillos se inflaman.
 
Síntomas
 
Algunos de los síntomas de la diverticulitis incluyen:
• Dolor de estómago Intermitente
• Hinchazón Abdominal
• Alta fiebre de 38ºC (100.4ºF) o arriba
• Extracción de aire Rectal
• Diarrea y estreñimiento
 
Causas y patología
 
Los médicos no están seguros de qué causa la enfermedad diverticular. Muchos piensan que la causa principal es una dieta baja en fibra. Es decir, consumir poca fibra habitualmente. La fibra es una parte de los alimentos que el cuerpo no puede digerir. Se encuentra en muchas frutas y vegetales.
La fibra permanece en el colon y absorbe agua, lo que facilita el paso de las heces en las evacuaciones. Las dietas con poca fibra pueden causar estreñimiento, que ocurre cuando las heces son duras y difíciles de pasar. La constipación hace que los músculos se estriñan al evacuar heces. El estreñimiento puede causar la formación de divertículos en el colon. Si quedan heces o bacterias atrapadas en los divertículos, se puede producir una diverticulitis.
 
La Diverticulitis se piensa que puede ocurrir cuando un pedazo de comida se atrapa en uno de los segmentos del colon  y las bacterias comienzan a multiplicarse, accionando la infección y la inflamación. Esto causa el dolor asociado a diverticulitis y puede también llevar a otras complicaciones tales como la formación de un absceso o de una fístula. La Diverticulitis es más común en los países occidentales en donde la dieta tiende a ser más inferior en fibra que en africano o países asiáticos del sur.
 
A partir de los 40 años de edad, la probabilidad de padecer esta enfermedad aumenta aproximadamente cada diez años. Cerca de la mitad de la gente de entre 60 y 80 años de edad tiene la enfermedad diverticular. Casi todas las personas mayores de 80 años la tienen.
 
Tratamiento
El dolor asociado a diverticulitis se puede aliviar usando el paracetamol o ibuprofeno; cuando el problema es mayor pueden usarse  antibióticos. Los casos recidivantes (que se repiten) o las complicaciones tales como fístula o absceso pueden requerir la hospitalización y la cirugía quitar el segmento enferma del intestino. El médico puede recetar antibióticos y recomendar una dieta sólo de líquidos. La mayoría de las personas mejoran con este tratamiento. Otras pueden necesitar cirugía y otros tratamientos.
 
Cómo prevenirla?
 
Consuma una dieta con mucha fibra para evitar problemas. Hable con su médico acerca del uso de productos con fibra como Benefiber, Citrucel o Metamucil. El uso diario puede darle la fibra que necesita, si no la obtiene a través de su dieta.
Pregunte a su médico qué opciones de alimentos son las mejores para usted.
Comer alimentos con mucha fibra es sencillo y reduce los síntomas y problemas de la enfermedad diverticular. Trate de comer más de lo siguiente:

Frutas. Manzanas, duraznos (melocotones), peras y tangerinas (mandarinas) frescos.
Vegetales. Brócoli, calabacín (zapallo), zanahoria y coles de Bruselas frescos.
Vegetales con fécula. Papas y frijoles (habichuelas) de varios tipos.
Granos. Pan integral, arroz integral, hojuelas de salvado y avena.
 
Fuentes:
NIH
News medical

jueves, 20 de noviembre de 2014

Toronja o pomelo: Propiedades

 
El pomelo es un fruto de la familia de los cítricos originario del sudeste asiático, pero su cultivo se ha ido extendiendo a países como Israel, islas del Caribe, países mediterráneos y a estados como Florida y California de Estados Unidos.
 
Este fruto pertenece al árbol “citrus paradisi” de la familia de las Rutáceas. Su forma es como la de una naranja, pero de mayor tamaño y es de color amarillo como el limón, aunque existen variedades de color verde y rosáceos. Su sabor es algo amargo pero muy agradable al paladar.
 
El pomelo ha sido objeto de innumerables estudios científicos y han quedado demostrados sus efectos protectores y curativos para nuestra salud. pomelo Sus propiedades y composición El pomelo está formado en un 90% de agua, contiene 32 calorías cada 100 gramos, 7 gr de hidratos de carbono, 0,6 de proteínas, nada de grasa y un alto contenido en vitamina C, fibra, calcio, magnesio y potasio. Su aporte en sodio es nulo.
 
Es una buena fuente de carotenoides, especialmente los pomelos de pulpa roja. Los carotenoides son los precursores de la vitamina A. Si bien su contenido en nutrientes es reducido, aporta vitaminas, minerales y por sobre todo unas sustancias no nutritivas que están presentes en la mayoría de los alimentos de origen vegetal. Son esas sustancias las que despiertan mayor interés entre los investigadores.
 
En el pomelo se destacan la pectina, los limonoides y los flavonoides.

1. La pectina
Es una fibra soluble presente en muchas frutas como los cítricos y las manzanas. En el pomelo la pectina se encuentra en la fibra que forma su pulpa y en la capa de color blanquecino ubicada debajo de la corteza y entre sus gajos.
 
Cuál es su acción?
• efecto anti-colesterol: reduce el colesterol malo (LDL) y promueve el colesterol bueno (HDL)
• inhibe el desarrollo de ateroesclerosis, protegiendo a las arterias
• agiliza el tracto intestinal
• efecto anticancerígeno: impide la multiplicación de células cancerígenas

2. Limonoides
Son fitoquímicos pertenecientes al grupo de terpenoides, la esencia de los frutos cítricos. El pomelo es rico en uno de ellos, el limoneno, al cual le debe su sabor amargo y gran parte de su acción anticancerígena.

3. Flavonoides
El flavonoide más abundante en el pomelo es la naringina, la cual se transforma en nuestro organismo en naringenina, teniendo propiedades: •antioxidantes
• anticancerígenas
• fluidificante de la sangre
 
¿Cuáles son sus usos medicinales?
  Arteriosclerosis: el pomelo evita que las paredes arteriales se endurezcan y se engruesen por los depósitos de colesterol calcificados Es justamente a la pectina a quien se le atribuye esta propiedad. Por otro lado, según diversos estudios, es la pectina también la que ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (malo). El flavonoide naringina disminuye el hematocrito sanguíneo cuando el mismo es superior al 55% Cuando el hematocrito desciende, la sangre se hace más fluída, por lo tanto la circulación mejora y se disminuye el riesgo de formación de coágulos, punto grave en la arteriosclerosis. La vitamina C, excelente antioxidante, tiene también una acción protectora hacia las arterias, potenciando la acción de la pectina y la naringina. Consumir el pomelo completo (sin la cáscara obviamente) está altamente recomendado en todas las formas de arteriosclerosis.
 
Insuficiencia cardíaca e hipertensión: el pomelo ejerce un efecto diurético, por su bajo aporte de sodio y su alto contenido en potasio, por lo que descongestiona el sistema cardiovascular.
 
Ácido úrico elevado: ya sea gota, cálculos, artritis úrica, el consumo de pomelo da grandes resultados, y también es efectivo para aquellas personas que no toleran muy bien el limón en estos casos.
 
Intoxicación hepática: la acción desintoxicante de este fruto tiene su explicación en los limonoides, puesto que estos activan la función de la enzimas hepáticas encargadas de eliminar las sustancias tóxicas para el organismo. En estos casos se recomienda beber un vaso en ayunas de zumo de pomelo durante un mes, descansando un día a la semana. Infecciones: tal como lo hace la naranja, su alto contenido en flavonoides y vitamina C estimula las funciones del sistema inmune.
 
Cáncer: consumir de forma habitual cítricos previene el cáncer, gracias a la excelente combinación de limonoides, vitamina C y pectina. Interacción del pomelo con medicamentos
 
Tras diferentes estudios se ha demostrado que los flavonoides, en especial la naringina, actúan inhibiendo a las enzimas responsables de metabolizar algunos fármacos. Por lo que el fármaco se metaboliza lentamente, permanece en la sangre mucho mas tiempo y su acción es más intensa.
 
Los fármacos que interaccionan con el pomelo son:
ciclosporina: un inmunosupresor que se utiliza cuando se realizan transparentes de órganos, en especial de riñón
antagonistas del calcio: como felodipina, nifedipina, verapamilo, utilizados en casos de hipertensión y afecciones cardíacas. Todas aquellas personas que puedan consumir pomelo sin que interactúe con algún medicamento que tomen de manera habitual, le recomendamos consumir el fruto entero y no solamente su zumo, por los grandes beneficios que trae a nuestra salud.
 
Fuente: Mi Dieta

Quieres bajar de peso? Entonces acelera tu metabolismo basal

 
Cada vez que comes un rico bocadillo o bebes un trago de jugo o zumo de frutas, tu cuerpo empieza a trabajar para procesar las sustancias nutritivas que acabas de ingerir. Ese proceso es el metabolismo, y a través de él tu cuerpo recibe energía y el combustible que necesita para vivir. Aquí te damos algunos consejos para activarlo y hacerlo más eficiente. Aprende a acelerar tu metabolismo.
 
Cada vez que lees un artículo sobre dieta o nutrición mencionan al metabolismo.  Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste? Pues se trata de las reacciones químicas que suceden en las células de tu cuerpo que transforman o convierten las sustancias nutritivas de los alimentos en la energía que necesitas para vivir, no sólo para moverte y pensar, sino inclusive estando en reposo. Necesitamos energía para la respiración, la digestión, la fabricación de la masa muscular, el almacenamiento de la grasa, la circulación de la sangre…. La energía que no se utiliza, se “guarda” en el cuerpo en forma de grasa.
 
El metabolismo basal es el consumo mínimo de energía que requiere el cuerpo para vivir cuando está en reposo. Este consumo mínimo varía de persona a persona. El metabolismo basal es el responsable de que dos individuos con actividades y dietas iguales no tengan el mismo peso.
 
La tasa metabólica es la velocidad en que el organismo utiliza la energía disponible (o quema las calorías). En general, mientras más músculo y menos grasa tenga tu cuerpo, más rápida es tu tasa metabólica. Los hombres suelen tener una tasa metabólica más alta que las mujeres, ya que el cuerpo femenino tiene más grasa y menos músculo que el masculino. Pero el sexo no es lo único que determina la tasa metabólica. Tu herencia genética es importantísima (las personas que tienen un metabolismo rápido no engordan por mucho que coman, mientras que a las que tienen un metabolismo lento les es difícil perder o bajar de peso). También cuenta tu estilo de vida, en especial la dieta que llevas y tu actividad física. Además, a partir de los 40 años, la tasa metabólica tiende a hacerse más lenta, porque se pierde masa muscular.
 
¿Sabes qué órgano del cuerpo regula el metabolismo? La tiroides, porque produce hormonas que influyen en casi todos los aspectos del funcionamiento del cuerpo: la rapidez o la lentitud con las que queman las calorías, la creación de proteínas, el almacenamiento de grasa, etc. Por eso, los trastornos de la tiroides pueden provocar problemas del metabolismo.
 
Cuando el metabolismo es rápido, la grasa no tiende a almacenarse en el cuerpo y la persona no engorda. Cuando es lento, la grasa se almacena y la persona engorda.
Veamos ahora los factores que aceleran tu metabolismo. Si tu metabolismo es lento, hay varias cosas que pueden acelerarlo:
  1. Haz ejercicios. Tu cuerpo está constantemente quemando calorías, aunque esté en reposo. Pero aun en momentos de descanso, la tasa metabólica es más alta en las personas con más masa muscular. Los ejercicios con pesas, que aumentan la masa muscular, son especialmente efectivos.
  2. Bebe agua. El cuerpo necesita agua para quemar calorías. Si estás deshidratada (o), tu metabolismo se hace más lento. Trata de beber varios vasos de agua al día.
  3. En vez de comidas abundantes y espaciadas, ingiere comidas pequeñas varias veces al día. Pero asegúrate de no ingerir menos de 1,200 calorías al día, o se haría más lenta tu tasa metabólica
  4. Sazona tus comidas con ingredientes picantes. Una cucharada de ají (chile) picante rojo o verde triturado, por ejemplo, acelera temporalmente tu tasa metabólica.
  5. Tu cuerpo quema más calorías cuando hace la digestión de proteínas que cuando digiere grasas o carbohidratos. Come alimentos ricos en proteína (carne de res magra, pescado, pavo, pechuga de pollo, tofu, nueces, frijoles, huevos, productos lácteos bajos en grasa).
  6. Aunque por corto tiempo y tomado con moderación, el café acelera la tasa metabólica. Una taza de café por la mañana es como una inyección que aumenta tu energía y tu poder de concentración.
  7. También el té verde aumenta la tasa metabólica por un par de horas. Beber de dos a cuatro tazas al día hace que el cuerpo queme un 17% más calorías de lo normal.
  8. Evita las dietas relámpago (menos de 1,200 calorías al día). Estas dietas te ayudan a bajar de peso (a veces a expensas de una buena nutrición), pero esa pérdida de peso proviene de la masa muscular. Y recuerda que mientras menor sea tu masa muscular, más lento es tu metabolismo.
Aunque es cierto que los genes, el sexo y la edad tienen gran importancia en la tasa metabólica y no te es posible cambiar esos factores, sí puedes influir en ella poniendo en práctica los consejos anteriores. Y, sobre todo, mantente activo(a), haz ejercicio. Si estás ocho horas sentado(o)a detrás de una computadora en el trabajo, ocho horas durmiendo y tres horas sentado(a) mirando la televisión, es difícil que tu metabolismo cambie. Aparte de la actividad de la vida diaria, ¡muévete! Camina, corre, baila, ve al parque a jugar con los niños… Cualquier actividad que te ponga en movimiento te ayuda a crear masa muscular, y a convertir tu cuerpo en una máquina para quemar calorías. Y eso, definitivamente, acelera tu metabolismo.
 
FUENTE:  Vida y Salud
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...