sábado, 19 de septiembre de 2009

La Ozonoterapia: Para que sirve?

La ozonoterapia se puede utilizar de diferentes maneras dependiendo de las distintas dolencias de los pacientes. Las principales aplicaciones sirven para tratar problemas cardiovasculares, traumatológicos, oncología, dermatología o pediatría. Muchos médicos optan por esta técnica, aún novedosa en nuestro país y donde sólo se practica en clínicas privadas, aunque esté incluida en la seguridad social otros como Italia y Alemania. Muchos médicos aseguran que sus resultados son efectivos en muchos campos, mientras que otros dudan de estos efectos tan beneficiosos.

Esta terapia basada en la administración de oxígeno (O2) u ozono (O3) se está consolidando cada vez más. La capa de ozono que se encuentra en la atmósfera protege a todos los seres vivos de los rayos ultravioletas, que son nocivos para la salud. Este gas se forma a partir de descargas eléctricas en la atmósfera. Para fines médicos este gas se obtiene a partir de una bombona de oxígeno y de un generador que produce una descarga eléctrica y transforma el oxígeno en ozono.
Cuba es uno de los países donde más se han desarrollado los tratamientos con ozono, junto a Rusia, Italia y Alemania (cuna de la ozonoterapia). Según explica Carme Llagostera, experta en el tema, este tipo de procedimiento comenzó a aplicarse en Alemania en la Segunda Guerra Mundial, cuando uno de los médicos soldados se percató de que la aplicación del ozono en las heridas de guerra era eficaz para evitar las amputaciones, por sus propiedades como antiséptico, aunque su uso no se ha extendido hasta más tarde.

Propiedades del ozono

El ozono tiene distintas propiedades biológicas, entre ellas la de deliberar más oxígeno dentro de las células cuando entra en contacto con la sangre, los hematíes o glóbulos rojos, momento en el que captan más oxígeno. Esto es lo que ocurre en el caso de la gran autohemoterapia, que consiste en extraerle a una persona entre 150 y 350 centímetros cúbicos (cc) de sangre, colocarla en una bolsa, introducirle ozono y reinyectarle de nuevo la sangre ozonizada. En definitiva, se trata de una autotransfusión con la que se consigue una mayor liberación de oxígeno en el organismo.
Al mismo tiempo es un regulador del sistema inmunológico (de defensa) y tiene capacidad de actuar como germicida, lo que significa que ayuda a eliminar distintos tipos de microorganismos, ya sean bacterias, hongos o virus. Debido a estas propiedades se está planteando aplicarla con fines preventivos en la gripe A: la ozonoterapia se podría aplicar como prevención por su capacidad antivírica, para preparar al organismo debilitado, ya que si se aplica el ozono y se consigue equilibrar el sistema inmunológico, se es menos vulnerable a la infección. Por su parte, hay expertos que piensan que sería útil frente al virus H1N1 para ayudar eliminarlo o disminuir su carga viral. Respecto a sus propiedades antivíricas, destaca que países como Italia lo utilizan para desinfectar el agua de hongos y de otros gérmenes patógenos, en lugar del cloro.

Muy importante

La traumatología es uno de los campos donde mayores resultados se obtienen con la ozonoterapia, sobre todo en las hernias discales, cervicales y lumbares, así como en otras patologías como artrosis, artritis o tendinitis localizadas en hombros, codos, rodillas, cadera, tobillo, pie, etc. El traumatólogo Ángel Portela, uno de los impulsores de esta técnica en España, detalla su funcionamiento. "El ozono inhibe la secreción de las hormonas que provocan el dolor porque es antiinflamatorio, y además tiene una acción vasodilatadora y regeneradora. Por esta razón, su aplicación en la traumatología y ortopedia es muy amplia", detalla.

Fuente
Consumer.es
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...