sábado, 30 de octubre de 2010

Aceite de pescado y Enfermedad de encías

Según plantea un estudio reciente, consumir incluso cantidades moderadas de ácidos grasos omega-3, presentes en alimentos como el salmón y otros pescados grasos, podría ayudar a mantener a raya la enfermedad periodontal.

Los investigadores dividieron a cerca de 9,200 adultos a partir de los veinte años que participaban en la Encuesta nacional de examen de la salud y la nutrición (National Health and Nutrition Examination Survey, NHANES) entre 1999 y 2004 en tres grupos según su consumo de ácidos grasos omega 3. El consumo fue evaluado al pedirles a los participantes que recordaran exactamente lo que habían comido durante las 24 horas anteriores.
Los exámenes dentales mostraron que los participantes en el tercio medio y superior del consumo de ácidos grasos omega 3 tuvieron entre 23 y 30 por ciento menos probabilidades de tener enfermedad periodontal que los que consumieron la menos cantidad de ácidos grasos omega 3.


Específicamente, los investigadores hallaron que los ácidos grasos omega 3 docosahexaenoico y eicosapentaenoico se relacionaban con menos enfermedad periodontal. La asociación con el ácido linoleico no fue estadísticamente significativa. "Consumir una cantidad muy factible de pescado graso parece ser muy beneficioso", aseguró el Dr. Kenneth Mukamal, profesor asistente de medicina de la Escuela de Medicina de Harvard y autor principal del estudio. "Sin embargo, no hallamos beneficios en el consumo de mayores cantidades".


Debido a que el estudio fue una instantánea de la dieta de un solo día, Mukamal aseguró que los investigadores no pudieron determinar cuánto aceite de pescado debía consumir la gente con regularidad. Sin embargo, seguir las directrices de organizaciones importantes como la American Heart Association, que recomienda el consumo de aceite de pescado al menos dos veces a la semana, probablemente sea buena idea, no solo para la enfermedad periodontal sino para la salud general, anotaron.


"Los ácidos grasos omega 3 tienen muchos beneficios. Tenemos bastante evidencia de que previenen la muerte repentina causada por perturbaciones en el ritmo cardiaco. Tenemos algo de evidencia de que los ácidos grasos omega 3 pueden reducir el riesgo de ataques cardiacos y accidente cerebrovascular", aseguró Mukamal. "Este es un gran ejemplo de otro beneficio potencial".


En este estudio, los investigadores tuvieron en cuenta otros factores que podrían afectar las probabilidades de tener enfermedad periodontal, como la edad, el ingreso, la educación y otros factores socioeconómico. El estudio fue publicado en la edición de noviembre de la Journal of the American Dietetic Association.


Según la información de respaldo del estudio, la periodontitis es una inflamación crónica de las encías causadas por bacterias que se acumulan alrededor del borde de las encías. Con el tiempo, el tejido gingival puede retirarse y separarse de los dientes, lo que conduce a "paquetes periodontales" o espacios entre las encías y los dientes, así como a pérdida ósea en las estructuras que soportan los dientes.


Según la información de respaldo en un editorial acompañante, cerca de 54 por ciento de los hombres y 46 por ciento de las mujeres mayores de treinta en los EE: UU. experimentan sangrado gingival, la señal inicial de enfermedad periodontal. En la población general, cerca de 11 por ciento de los adultos entre los 50 y los 64 tienen periodontitis moderada o grave, que aumentan a 20 por ciento para los mayores de 75. En el estudio, cerca de 8.2 por ciento de los participantes tenían periodontitis.


El tratamiento usual de la periodontitis es la buena higiene dental, incluida la eliminación manual de bacterias durante las citas odontológicas y la aplicación de antibióticos locales para eliminarlas, aunque no hay acuerdo entre los profesionales de la salud dental sobre la efectividad de los antibióticos.


En un comentario acompañante, Elizabeth Krall Kaye, profesora en el departamento de política sanitaria e investigación de servicios sanitarios de la Facultad de medicina dental Henry M. Goldman de la Universidad de Boston, aseguró que el estudio apoya la incorporación de pescados grasos en la dieta, aunque no necesariamente los complementos de aceite de pescado.


"El estudio es interesante en que ha estudiado una población de gran tamaño y vieron algo de beneficio de consumir cantidades moderadas de ácidos grasos omega 3, aseguró Kaye. Entre otras fuentes de ácidos grasos omega 3 se encuentran las sardinas, la macarela y el pez espada, junto con algunas nueces y semillas, como las nueces de nogal y las semillas de lino.


Fuentes


Kenneth Mukamal, M.D., M.P.H., associate professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Elizabeth Krall Kaye, Ph.D., M.P.H., professor, Henry M. Goldman School of Dental Medicine, Boston University, Boston; November 2010, Journal of the American Dietetic Association
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...