jueves, 15 de julio de 2010

Melanoma: Cuidado con las cámaras bronceadoras


Una investigación reciente señala que las personas que usan cámaras de bronceado para verse más morenas todo el año aumentan dramáticamente su riesgo de desarrollar melanoma, el más mortal de los cánceres de piel. De hecho, anotaron los investigadores, cuanto más se broncee y cuanto más tiempo pase bronceándose, más aumentará el riesgo.

"Hallamos que el riesgo de melanoma era 74 por ciento superior entre quienes se bronceaban bajo techo que entre los que no", señaló DeAnn Lazovich, profesora asociada de la división de epidemiología y salud comunitaria de la Universidad de Minnesota. "También hallamos que la gente que se bronceaba bajo techo repetidamente tenía entre 2.5 y 3 veces más probabilidades de desarrollar melanoma que las personas que nunca lo hacían", agregó. En el contexto de este estudio, broncearse "mucho" bajo techo significaba un total de al menos cincuenta horas de exposición a las cámaras bronceadoras, más de cien sesiones o al menos diez años de uso regular.
El informe aparece en la edición del 27 de mayo de Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Para el estudio, el equipo de Lazovich recolectó información sobre casos de melanoma en Minnesota entre 2004 y 2007. Los investigadores también realizaron entrevistas y le pidieron a los pacientes que llenaran cuestionarios sobre el bronceado bajo techo, como los dispositivos utilizados, cuándo comenzaron a broncearse y el tiempo que pasaban haciéndolo. Los investigadores hallaron que entre los 1,167 pacientes de melanoma, casi las dos terceras partes (63 por ciento) había usado cámaras bronceadoras. Entre los que las usaron, el riesgo de desarrollar aumentó en 74 por ciento, halló el grupo de Lazovich.

El riesgo de melanoma fue significativo, bien fuera que las cámaras usaran rayos UVA y UVB o solo los primeros. Para las camas que usaban rayos UVA, el riesgo aumentaba 4.4 veces. "Lo asombroso de nuestros resultados es que son muy constantes", aseguró Lazovich. "Hallamos estas relaciones independientemente de la edad, el sexo, la localización del tumor, cómo medimos cuánto se bronceaban o el tipo de dispositivos usaron.

Lazovich anotó que el peligro es particularmente agudo entre las mujeres jóvenes que parecen tener predilección por el bronceado bajo techo. "El bronceado bajo techo es un problema subestimado, sobre todo entre las mujeres jóvenes. Más mujeres jóvenes se broncean bajo techo que las que fuman cigarrillos. Además, el melanoma es el segundo tipo de cáncer más común diagnosticado en este grupo", dijo. "Además, hay evidencia de que la incidencia de melanoma está aumentando en las jóvenes. Es hora de prestar un poco más de atención porque este es un factor de riesgo prevenible".

En marzo, un panel asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos recomendó que la agencia agregara etiquetas de advertencia más contundentes a las cámaras de bronceado, que cambiara la manera en que las regula y que exigiera autorización paterna para menores de 18 años. En ese momento, el Dr. Gary Olding, uno de los panelistas, agregó que "teniendo en cuenta la falta de un beneficio demostrado, considero que es nuestra obligación prohibir el bronceado artificial para los menores de 18 años". Estos nuevos datos parecen acrecentar el debate.

El Dr. Allan Halpern, vicepresidente de la Skin Cancer Foundation y jefe del servicio de dermatología del Centro Oncológico Conmemorativo Sloan-Kettering de la ciudad de Nueva York, señaló que "junto con el seguimiento extendido de una cohorte sueco-noruega de gran tamaño, estos datos sugieren intensamente las conclusiones de la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer de que los dispositivos de bronceado generadores de rayos UV artificiales son carcinogénicos para los seres humanos".

"Esperamos que estos hallazgos, junto con lo que ya sabemos acerca de los riesgos del bronceado bajo techo, evitarán que la gente use cámaras de bronceado. También esperamos que esta información adicional motive a la FDA a expeditar la regulación apropiada de estos dispositivos", señaló Halpern. Aún así, la industria lo ve de otra manera.

John Overstreet, vocero de la Indoor Tanning Association, señaló que "lo último que ha producido la ciencia es contradictorio. Un estudio del Centro Oncológico M.D. Anderson que salió hace apenas dos semanas halló que la luz UVA no causa melanoma". Además, varios estudios y otros expertos también celebran los beneficios de lucha contra el cáncer de la vitamina D, que es producida por la piel luego de exposición moderada a la luz UV, dijo.

"Entonces, claramente, muchos estudios están alcanzando conclusiones diametralmente distintas", opinó Overstreet. "Estos y otros hallazgos podrían no estarse promoviendo en los medios de manera tan activa como los que tienen una agenda en particular, pero muestran que la ciencia continúa debatiendo este asunto y queda más por determinar. Nos complacería que se hicieran investigaciones más completas que nos permitieran recomendarle a nuestros clientes como alcanzar sus metas sin arriesgarse innecesariamente a estar excesivamente expuestos".

Fuentes

DeAnn Lazovich, Ph.D., associate professor, division of epidemiology and community health, University of Minnesota, Minneapolis; Allan Halpern, M.D., vice president, The Skin Cancer Foundation, and chief, dermatology service, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; John Overstreet, spokesman, Indoor Tanning Association; May 27, 2010, Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...